Blog

Literature

Five essential of English literature converted into films and…

Text in Spanish below / Texto en Español abajo.

English literature has proven to be one of the most important of all time. It had its splendor in the middle of the Victorian era during the nineteenth century. But we are still in contact with many of the classics of that golden age thanks to their transformation into new successes in film and television.

    In these times of abundant consumption of series and films, giants of the audiovisual industry such as Netflix and Amazon never tire of generating content based on stories taken from this literature. Below I will highlight five essential works from English literature that have been well adapted for the big screen or television.

Read more “Five essential of English literature converted into films and series”
Literature

Awakening in the Darks

Text in Spanish below / Texto en Español abajo.

I present my book “Awakening in the Dark”. Which will be on sale from December 10, 2019. We have been working for some time with Jessica from the independent publisher “Niña Pez Ediciones”. It will contain what I think are my best stories. Some stories that I write to stop them from chasing me. Some small pieces of my soul that most of the time resist being captured. We hope to have it ready soon.

Read more “Awakening in the Darks”
Movies & Series

“Lágrimas en la lluvia” del replicante Roy Batty

“Yo he visto cosas que ustedes no creerían. Naves de ataque en llamas más allá del hombro de Orión. He visto rayos-C brillar en la oscuridad cerca de la Puerta de Tannhäuser. Todos esos momentos se perderán en el tiempo, como lágrimas en la lluvia. Es hora de morir”.
El replicante Roy Batty.

“Lágrimas en la lluvia” es el monólogo final del replicante Roy Batty (interpretado por Rutger Hauer) en la película “Blade Runner” (1982) de Ridley Scott. Basada en la novela de Philip K. Dick “¿Sueñan los androides con ovejas eléctricas?” De 1968.

Social

Todos somos Brian


Brian Gallo se hizo conocido contra su voluntad, y por las redes sociales. Su foto como autoridad de mesa, con la leyenda “Si votás en Moreno no lleves cosas de valor”, fue la ratificación de un estereotipo que condena de antemano. Es el que pesa sobre los de siempre, los que usan gorrita y ropa deportiva, los que tienen piel morocha. Aquellos a quienes el “control poblacional” les exige el DNI. Brian tiene 22, pero desde chico sabe lo que es ser perseguido. “A mis amigos también les pasa lo mismo, por más que sean trabajadores y no chorros”, dice. Desde hace tres años vive en San Alberto, un barrio que nació como una toma de tierras en la localidad de Cuartel Quinto, en Moreno. Allí intenta construir su casa de material. “Por ahora tengo ladrillos para hacer otra pieza y un baño, la plata no me alcanzó para más”, lamenta. Trabaja desde chico. Fue ayudante de albañil de su abuelo y de algún que otro contratista. Sabe también algo de electricidad, y esas fueron las bases para empezar a hacer una vivienda para su familia, con sus propias manos. Cuando “llegó la malaria” acudió a un plan social, a cambio del cual por la mañana limpia arroyos y por la tarde colabora en un merendero. Braian dice que la ropa por la cual fue “condenado” ni siquiera fue elegida, sino producto de la imposibilidad de elegir otra cosa. “A la ropa ni me la compro, me la compra mi familia o me la da mi hermano, porque entre comprar ropa y comprar comida, yo elijo comprar comida”, resume. Lo que tampoco eligió fue ser autoridad de mesa y aún así, como con la ropa, aceptó la responsabilidad. Dice que aquel domingo sintió “orgullo de que todos los Gallo” de su familia fueran a votar “ahí, a la mesa en la que yo estaba”. Luego, esa alegría se borró.
Texto tomado de la nota “La gorra no cambia nada” de https://www.pagina12.com.ar del 31 de octubre de 2019.
Social

“Jeremy” del album “Ten” de Pearl Jam




En casa haciendo dibujos
De las cuspides de las montañas
Con él en la cima
Sol amarillo limón
Brazos levantados en una V

Muertos yacían en charcos de color marrón debajo
Papi no le prestó atención
Oh, al hecho de que a mami no le importaba
Rey Jeremy el malvado
Oh, gobernó su mundo

Jeremy habló en clase hoy
Jeremy habló en clase hoy

Claramente recuerdo
Molestando al chico
Parecía un pequeño pendejo inofensivo
Pero desatamos al león
Apretó los dientes y mordió el seno de la dama del recreo

Como podría olvidarlo
Y me golpeó con un sorpresivo izquierdazo
Mi mandíbula salió dolorida

Abierta de par en par
Como el dia
Oh como el día que escuché
Papi no le dio cariño

Y el chico era algo que a mamá no le importaba
Rey Jeremy el malvado
Gobernó su mundo

Jeremy habló en clase hoy
Jeremy habló en clase hoy

“Jeremy” hermosa canción del album “Ten” de la banda Pearl Jam del año 1991.

Escuché este album por primera vez a los 16, me enamoré por completo de este sonido y aún lo amo casi 30 años después. Lo estoy escuchando ahora mismo, mientras corrijo unos textos nuevos.

Movies & Series

BoJack Horseman


“Se vuelve más fácil … Todos los días se vuelve un poco más fácil … Pero tienes que hacerlo todos los días, esa es la parte difícil. Pero se vuelve más fácil”.
Jogging Baboon.


Me encanta la serie “BoJack Horseman”. La frase de arriba corresponde a uno de los mejores momentos de la serie. La dice Jogging Baboon, un simio que pasa corriendo fuera de la casa de BoJack, en una secuencia que se repite en varios episodios.  No tiene líneas en ningún otro episodio, pero le brinda a BoJack estás palabras geniales en el final de la temporada 2.

Literature

“La campana de cristal” de Sylvia Plath


“Vi a mi vida desarrollar ramas que se extendían ante mí como el árbol de higo de la historia. De la punta de cada rama, como un higo gordo y morado, me llamaba y guiñaba un hermoso futuro. Un higo era un esposo y un hogar feliz con hijos, otro higo era ser una poetisa famosa, otro higo era ser una brillante profesora, otro higo era Ee Gee (la maravillosa editora), otro higo era Europa y África y América del Sur, otro higo era Constantin y Sócrates y Atila y un montón de otros amantes con nombres raros y profesiones poco convencionales, otro higo era un campeonato olímpico y debajo de éste y encima de los otros se extendían más higos que no alcancé a descifrar. Me vi a mí misma sentada al pie del árbol de higo, muerta de hambre porque no podía decidirme por uno de los higos. Los quería todos pero elegir uno significaba perder todos los demás y mientras me sentaba ahí sin poderme decidir, los higos comenzaron a arrugarse y a volverse negros para ir cayendo uno a uno ante mis pies”.
“La campana de cristal” (fragmento) de Sylvia Plath.